CÓDIGO ÉTICO Y DE BUEN GOBIERNO

COMPROMISO CÓDIGO ÉTICO Y DE BUEN GOBIERNO DE LOS MIEMBROS DE LA CORPORACIÓN Y ALTOS CARGOS DEL CONSEJO INSULAR DE IBIZA APROBADO EN LA SESIÓN PLENARIA DEL 27 DE MAYO DE 2022.

PREÁMBULO

El derecho de todas las personas a una buena administración se incorpora en el artículo 41 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea del año 2000 y está reconocido expresamente en el artículo 14.2 del Estatuto de Autonomía de los Islas Baleares donde se afirma que "Todos los ciudadanos tienen derecho a que las administraciones públicas de las Islas Baleares traten sus asuntos de forma objetiva e imparcial y en un plazo razonable, a disponer de servicios públicos de calidad, como también a acceder a la función pública en condiciones de igualdad y según los principios constitucionales de mérito y capacidad". La Carta Europea de Salvaguarda de los Derechos Humanos en las Ciudades, cuando regula los derechos relativos a la administración democrática local, salvaguarda el principio de eficacia de los servicios públicos y el principio de transparencia. El Congreso de Poderes Locales y Regionales del Consejo de Europa (CPLRE), en sus recomendaciones núm. 60 y 86, aprobadas en 1999, pretende inspirar los comportamientos de las autoridades locales en relación con la ética política. La Ley 19/2013, de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno, plantea no solo un conjunto de obligaciones de publicidad activa sino también unas prescripciones de buen gobierno que responden a la demanda normativa y social de una nueva ética pública. Así pues, a un nivel más avanzado, la transparencia no consiste solo en publicar documentación sobre la gestión que se realiza, sino que también implica la adopción de códigos sustantivos de conducta que comprometen la acción institucional. El buen gobierno y la buena administración, como a obligaciones jurídicas que vinculan a los servidores públicos y actúan como límite en el núcleo del ejercicio de las potestades discrecionales, exigen adoptar instrumentos que garanticen su cumplimiento, como es el diseño de una infraestructura ética que integre el marco de integridad institucional, en el cual la elaboración y la aprobación de un Código Ético y de conducta acontecen una pieza clave, junto con mecanismos eficaces de responsabilidad y control, que garanticen también la vigilancia ciudadana. En el Pleno ordinario de fecha 30 de septiembre de 2016, el Consejo Insular de Ibiza aprobó el compromiso ético y de conducta de los miembros de la Corporación y de los altos cargos del Consejo Insular. El Consejo quiere fortalecer y renovar su compromiso con la adopción de medidas que mejoren la confianza de todas las personas hacia las instituciones y sus representantes, y vela por garantizar la integridad y la ética institucional. Por todo esto, el Consejo Insular de Ibiza decide elaborar un código de buen gobierno propio, en el marco de la articulación de su política de transparencia y buen gobierno, a fin de concretar los principios y pautas de comportamiento de los electos insulares, directivos de la Institución.

Documentos